BuscaReligiones.com
 : Famosas  : Cuentos  : Wallpapers  : Apellidos  : Juegos  : Poesias  : Humor  : Postales  : Curiosidades  : Messenger  : Piropos
 : Boletines  : Webmasters  : Móviles  : Remedios Caseros  : Mujer  : Plantas Curativas  : Clasificados  : Recetas  : Refranes
  MENU RELIGION
:: Indice del Web
:: Introducción
:: Buscador
:: Cristianismo
:: Islamismo
:: Judaismo
:: Budismo
:: Hinduismo
:: Otras Religiones
:: Otras Creencias
:: Mapas y Estadísticas
:: Poesias Religiosas
:: Todo Esoterico
:: Busca Profecias
:: Citas Religiosas
:: Refranes Religiosos
:: Postales Religiosas
 RECOMENDAMOS

Visnu y su esposa LakshmiHinduismo
La triple manifestación del Dios supremo, conocido como la trinidad hinduista (Trimurti), son Brahma, Visnú y Siva, creador, conservador y destructor respectivamente. Aunque estos son los dioses principales, el panteón hindú cuenta con la increíble cifra de 330 millones de dioses. Cada dios posee múltiples avatares. Un avatar es una reencarnación del dios sobre la tierra.
El hinduismo no tiene fundador, carece de ritos  y tampoco posee una jerarquía religiosa. El hinduismo es hereditario, esto quiere decir que no te puedes convertir al hinduismo; sólo puedes ser hindú si has nacido hindú.
Uno de los pilares fundamentales del hinduismo es la creencia en la reencarnación, que está muy ligada al sistema de castas. Según la doctrina de la reencarnación, cada ser humano que muere se reencarna en otro, ya sea humano o animal, y este ciclo se repite eternamente. Si alguien se reencarna en una persona perteneciente a un casta inferior o a un intocable es debido a que su comportamiento (karma) no fue bueno en su vida anterior. Y como no es posible recordar las vidas anteriores, los hindúes aceptan su suerte resignadamente sin siquiera pensar en revelarse, puesto que ellos creen ser los únicos responsables de su precaria situación.

Siendo la vida terrenal un valle de lágrimas, el objetivo a conseguir es librarse del samsara (la rueda de las reencarnaciones) y alcanzar el nirvana, objetivo que sólo alcanzan algunos privilegiados. Son, los sadus, ascetas y santones que consacran su vida a alcanzar dicha meta. Las herramientas de las que se valen para conseguirlo son la meditación, el yoga, el ayuno y la mortificación del cuerpo. Muchos de estos sadus renuncian a toda posesión de bienes materiales y viven como eremitas sin contacto con la sociedad. Se les reconoce porque visten telas de color naranja, aunque algunos van completamente desnudos, y es frecuente que lleven el cuerpo cubierto de ceniza. Las torturas físicas que se infligen no están encaminadas, como en la religión cristiana, a expiar sus culpas (el concepto de pecado, como lo entedemos los cristianos, no existe), sino que es un medio para alcanzar poderes sobrenaturales e incluso para elevarse a la categoría de dios. Así podemos encontrar en la India ascetas que llevan años de pie sin sentarse jamás -ni siquiera para dormir-, u otros que, al contrario, permanecen indefinidamente sentados en la misma posición. También es frecuente que no busquen cobijo ante los rigores del clima (lluvias monzónicas, frío invernal, calor tórrido en el verano),  que soportan con tan sólo unos harapos como única vestimenta. La recompensa, como dijimos anteriormente, es la adquisición de poderes sobrenaturales. Son conocidas las proezas de algunos: pasar semanas enterrados bajo tierra, tenderse sobre camas de afilados pinchos, sobrevivir a la picadura de serpientes venenosas o evitar cualquier clase de enfermedad. En realidad, se dice que pueden poner fin a su vida cuando lo deseen e incluso a algunos, que han desaparecido sin dejar rastro, se les atribuye la capacidad de disociar los átomos que componen la materia.

Estudiemos ahora alguno de los dioses más destacados dentro del panteón hindú.

 Brama  Visnu  Siva
 Krisna  Rama  Hanuman
 Sarasvati  Laksmi  Parvati
   Ganesh  
Brahma
Es el dios creador del universo. Se le suele representar con 4 cabezas y 4 brazos, cada uno de los cuales sostiene uno de los 4 Vedas (la tradición dice que estos libros sagrados surgieron de su boca). El vehículo de Brahma es la oca. Sólo si Brahma permanece despierto la vida es posible. Cuando duerme, todo, excepto los dioses, mueren. Pero no debemos alarmarnos, pues, ¡un día de Brahma dura más de 8 billones de años!. Muchas veces aparece sentado en un loto, flor que simboliza la creación y la vida.
Actualmente el culto a Brahma prácticamente ha desaparecido y sólo se conserva un templo en su honor en Pushkar en Rajasthán

Vishnu
Al igual que Brahma se le representa con 4 brazos que sujetan un mazo (símbolo de poder), una flor de loto (símbolo de pureza), una caracola (el sonido que se produce al soplar por ella símboliza la vibración cósmica origen del universo) y una rueda dentada, arma con la que resulta invencible.
Visnú es el dios más popular en la India y ya se ha reencarnado 9 veces en la tierra. Según la profecía todavía falta la décima reencarnación en forma del guerrero Kalki. Las 3 primeras reencarnaciones de Visnú fueron en forma de animales (pez, tortuga, jabalí), la cuarta una mezcla de animal y hombre y el resto como seres humanos. Los avatares más conocidos son el séptimo (Rama), el octavo (Krishna) y el noveno (Buda).
Su vehículo sagrado es Garuda, mitad pájaro, mitad bestia.

Bhairava, encarnación de Siva Shiva
Aunque es el dios destructor no es el dios cruel y despiadado que causa la muerte de los seres humanos. Su labor es otra: Brahma crea el universo, Visnú lo sostiene durante un día de Brahma y finalmente Siva lo destruye para permitir que todo pueda ser creado de nuevo. Brahma entonces dormiría durante una noche (de igual duración que el día mencionado) y después volvería a crear el universo, repitiéndose todo el ciclo de nuevo.
En su faceta de asceta y maestro de yoga se le representa con el pelo largo sujeto en un moño, un taparrabos, rayas horizontales en la frente y el cuerpo cubierto de ceniza. Es fácil identificar a los sadus seguidores de Siva por esos mismos atributos. En Benarés seguro que los veréis, puesto que según la leyenda esta ciudad fue creada por Siva. En Benarés el fervor religioso hacia Siva se manifiesta en los numerosos templos y pequeños altares erigidos en su honor que encontramos a cada paso. En todos ellos veremos una columna redondeada denominada "lingam". Es el falo de Siva que simboliza la fertilidad.
Pero quizás la representación más conocida de Siva es bailando el baile cósmico que representa la fuerza vital: un pie apoyado en el suelo, otro en el aire, los brazos extendidos alrededor de un círculo de fuego. En su cabeza a veces aparece la diosa Ganga que representa al río Ganges (en la India todos los ríos son diosas). En otras ocasiones el dios se muestra sosteniendo un tridente (símbolo de la Trimurti) junto a su vehículo el toro Nandi.
En la foto podemos ver una encarnación de Siva denominada Bhairava. Esta estatua la podemos contemplar en la Plaza Real de Katmandú. Sus ojos echando llamas, sus amenazantes colmillos y su collar de cabezas humanas lo convierten en una imagen terrorífica de Siva. El tercer ojo colocado verticalmente en su frente es una poderosa arma destructora.

Krishna
Es uno de los avatares de Visnú. El libro más sagrado de los hindúes, el Bhagavad Gita, es una parte del Mahabharata, poema épico que data de 10 siglos a.C, que nos cuenta la historia de Krishna. Dotado de una belleza excepcional, su exquisita piel azul ejerce un irresistible atractivo entre las mujeres. Se dice que a los once años ya era el amante de cientos de ellas y de mayor llegó a poseer 18.000 concubinas.
La vida del recién nacido Krishna corre peligro porque un oráculo ha predicho que un día pondrá fin a la vida de su tío el rey. Ante esta amenaza, el rey decide matarlo, pero su madre le confía a una pareja de pastores. De niño lleva una vida normal y se dedica a tocar la flauta mientras pacen las vacas de su rebaño. Empieza ya a interesarse por las mujeres: cuenta la leyenda que al ver a unas gopis (pastoras) que se están bañando, les esconde las ropas y disfruta con la turbación que les provoca cuando se ven obligadas a salir desnudas en busca de su vestimenta. Este episodio aparece representado en numerosos cuadros sobre Krishna.
Un día, Radha, una respetable mujer casada, conoce a Krishna en el bosque, y como era de esperar, se enamora perdidamente de él. Aunque Krishna tuvo numerosas amantes (incluso podía estar con varias al mismo tiempo en diferentes lugares), Radha es la principal protagonista del poema. El sufrimiento de Radha por la promiscuidad de su amante hace incluso temer por su cordura.
Pero no supongamos que Krishna sólo se dedicó al placer, también fue un gran guerrero.

Rama
Es otro avatar de Visnú, aunque su culto es bastante menos popular que el de Krishna, e igualmente su historia se relata en otro poema épico, el Ramayana. Rama es un príncipe exiliado por su padre, que prefiere que un hermano menor sea heredero al trono. Siguiendo los deseos de su padre Rama se va a vivir al bosque con su esposa Sita y uno de sus hermanos que no quiere abandonarlo. Sita es raptada por el rey Ravana, un demonio de 10 cabezas que la lleva consigo a la isla de Ceylán. Para liberarla Rama ataca a Ravana con la ayuda de una armada de monos dirigida por el rey mono Hanuman. Rama regresa victorioso y recupera el trono que le correspondía, pero la felicidad no dura mucho porque Sita es acusada de haber cometido adulterio durante su cautiverio y es desterrada. Sita da a luz a unos gemelos de Rama durante su destierro. La epopeya tiene un final feliz porque trás unos años los esposos vuelven a vivir juntos.

Tanto el Ramayana como el Mahabharata, que constituyen el grueso del hinduismo, fueron redactados en sánscrito por los arios, de origen indoeuropeo, y antiguos invasores de la India entre el año 1500 y el 1250 a.C.
En realidad el Mahabharata, escrito en el s. II a.C., es la más larga epopeya jamás escrita con 90.000 versículos y se conserva íntegramente su versión original. No sólo nos narra la vida del dios Krishna (en realidad, sólo el libro sexto está dedicado a él), sino también la lucha entre los hermanos Pandava y sus primos (simboliza la lucha entre el bien y el mal). 
El Ramayana, aún siendo menos extenso que el Mahabharata, duplica a la Iliada, la epopeya occidental más extensa y elaborada. Puesto que los arios procedían de centro Europa, el sánscrito es similar a otras lenguas antiguas, por ejemplo, el latín. Lenguaje complejo, el sánscrito es, al igual que el latín, declinable. Aún siendo una lengua muerta, todavía se puede escuchar en los mantras que recitan los brahmanes en los templos; oraciones que la mayoría de la gente no comprende, pero que escuchan con ferviente devoción.
Otros libros que legaron los arios al hinduismo son los llamados Vedas, que serían equivalentes a nuestro antiguo testamento, y el Mahabharata al nuevo testamento.

Hanuman, el dios mono Hanuman
El dios mono es uno de los más populares de la india. Es protector de los enamorados, así como símbolo de coraje y valor por lo que es venerado por los soldados. También es el dios de los deportistas. Su figura suele estar pintada de rojo. Hanuman puede volar, ya que es hijo del dios aire. Como hemos dicho anteriormente, la historia de Hanuman se narra en el Ramayana: de pequeño Rama se encapricha del mono de un prestidigitador de feria.

Éste se lo regala y vive con él varios años hasta que se separan. Después de algunos años Rama llama a Hanuman para que le ayude a rescatar a su esposa, que ha sido raptada por el demonio lujurioso Ravana.
Según la epopeya Sita en agradecimiento por haberla liberado le regala un collar de perlas. Hanuman las rompe una a una con los dientes y las escupe. Al preguntarle por este extraño comportamiento explica que no ha encontrado a Rama en las perlas y que por eso para él no tienen valor. Este relato nos muestra la profunda devoción que profesa Hanuman a Rama.
Pero Hanuman no sólo se caracteriza por su fuerza bruta también es un erudito que conoce los 4 vedas y todas las sagradas escrituras, aunque dada su profunda humildad nunca se jacta de su sabiduría.

Saraswati
Es la esposa del dios creador Brahma y protectora de la cultura (aprendizaje, bellas artes y música). Se la suele representar tocando un instrumento de cuerda o sosteniendo algún libro. El vehículo que utiliza para manifestarse es un cisne blanco. Ella también viste de blanco como símbolo de pureza y las ofrendas que se le entreguen (flores, dulces, frutas) han de ser igualmente blancas.

Lakshmi
La consorte de Visnú representa la esposa ideal. Es la diosa de la riqueza y la prosperidad. Se la representa sobre una flor de loto y flanqueada por varios elefantes. Suele llevar ropajes rojos y una de sus 4 manos deja escapar monedas de oro, que representan la riqueza que la diosa concede a sus fieles. Laksmi es adorada principalmente por los comerciantes.

Parvati
Esposa de Shiva, del que está muy enamorada. Parvati tiene varias manifestaciones, siendo las más conocidas las de Durga y Kali. Cuando se la representa como Durga, la diosa de la guerra, va montada en un tigre y sus numerosas manos arbolan armas para luchar contra sus enemigos. Sin duda, su representación más espantosa es como Kali, la diosa de la muerte. Su lengua roja saliendo de su boca reclama la sangre humana. Adorna su cuello un collar de cráneos humanos y lleva un cinturón del que cuelgan brazos. En los templos se venera su imagen con sacrificios de animales, aunque antiguamente fueron humanos.

Ganesh Ganesh
El dios con cabeza de elefante es sin duda el más popular entre los hindúes. Es portador de buena fortuna y se encuentra en la puerta de entrada de los templos, los palacios y las casas (el nombre de Ganesh significa dios de los guardianes). Según la tradición es hijo de Shiva y Parvati. La barriga de Ganesh se debe a su pasión por los dulces (muchas veces se le representa con dulces en la mano). Si nos fijamos veremos que todas las estatuas lo representan con un colmillo roto. Este colmillo lo perdió en la lucha contra un demonio, al que finalmente derrotó convirtiéndolo en un ratón, al que desde entonces obligó a servirle como vehículo.
Santoshi Mata, la hija de Ganesh, tiene el poder de encontrar un marido para cada joven india.


Sistema de castas
Fue impuesto por los arios cuando, procedentes del sur de Rusia, conquistaron la India. Rubios, altos y de piel clara impusieron el sistema de castas basado en el color de la piel (varma significa en hindú tanto casta como color). Los invasores arios ocupaban las cuatro castas superiores y el resto de la población quedaba relegado a las castas inferiores.
Las castas principales son: los brahmanes, sacerdotes que surgieron de la cabeza de Brahma; los kshatriya, nobles, príncipes y guerreros; los vaisya, campesinos, comerciantes y artesanos y en último lugar los sudra, siervos que surgieron de los pies de Brahma. Cada una de estas castas correspondía respectivamente a los colores blanco, rojo, amarillo y negro. A lo largo de la historia de la India el sistema de castas se fué haciendo cada vez más complejo: cada casta se subdividió en subcastas y así sucesivamente hasta alcanzar una cifra que puede rondar las 3.000.
Los individuos de diferentes castas no se suelen mezclar, tampoco se puede cambiar de casta ni celebrar matrimonios entre personas de diferente casta. Hasta no hace muchos años no se podía tener contacto físico con un intocable (parias sin casta y que tradicionalmente se han ocupado de las labores más impuras) ni siquiera tocar algo que hubiese estado en contacto con él. Otra curiosidad era que la comida de los brahmanes sólo la podía cocinar otro brahman (no todos los brahmanes son sacerdotes).
Aunque el sistema de castas ha sido abolido por el gobierno, todavía pasará mucho tiempo hasta que este concepto desaparezca de la mentalidad de las gentes, sobre todo en las zonas rurales. El gobierno ha tomado otras medidas como reservar el 60% del empleo público para los intocables y otras castas inferiores.

Dentro del hinduismo existen infinidad de sectas, una de las más curiosas, aunque hoy en día casi desaparecida, es el tantrismo. Famoso por sus ceremonias con sacrificios de animales y coitos rituales, que aunque desprovistos de sentido sexual, muchas veces degeneraban en orgía.

Símbolo Om Símbolo OM
Es uno de los mantras (palabras sagradas) más importantes para los hindúes. Es el símbolo del Dios supremo que permite elevarse a un estado superior de la conciencia. La parte que se asemeja al número 3 simboliza la creación, la conservación y la destrucción del universo. El punto dentro de la media luna representa a Brahma. Es un mantra usado en la meditación para alcanzar la luz en las tinieblas, el conocimiento en la ignoracia y la paz y la alegría en las adversidades de este mundo.
El símbolo Om no es un símbolo del alfabeto sánscrito. Para los hindúes es el origen de todos los sonidos, letras y palabras.








RECOMENDAMOS
Quieres recibir en tu correo las mejores Ofertas y Promociones de la red... totalmente Gratis!!!


Subir Subir Este web forma parte de la red de HGM Network. Subir Subir
Recetas de Cocina Felicidades!!! Webservicio Lineas 902 La Mujer Online
Busca Mi Foto Mundo Mitologico Mis Apellidos ¿ Eres Curioso/a ? Mis Poemas
No Te Cases Busca Piropos Envia Postales Email Diario Rincón de Poesia
Citas Célebres El Refranero Busca Cuentos Plantas Curativas Busco Acertijos
Cosas Messenger Adictos al Cine 902 Internacional Miles de Juegos Llamada Internacional
Todo Esoterico Buscahoroscopo Busca Profecias Fuentes True Type Busca Mi Foto
Busca Periódicos Recibir Fax Lineas 902 SMS Gratis Centralitas Virtuales
Líneas 800 Grabación de Llamadas Encuestas Telefónicas Botón de llamada SMS Premium
Recargar Móvil Control de correo Numeración 900 Números 800 Enviar Fax
Enviar SMS Centralita Telefónica Fax por internet Radio Online Avisos SMS
Grabar Locuciones Atención telefónica Buscar Teléfono Contestador automático Buzón de voz
Buzón de voz Online Faxes por email Números 902 Teleoperadoras
Al visitar estas páginas, se entiende que acepta los Terminos y Condiciones de nuestros servicios y es mayor de edad en su Pais.
Utilizamos cookies propias y de terceros para proporcionarte un mejor servicio. Al hacer uso de esta web, aceptas los términos de acuerdo con nuestra política de uso y política de Cookies. ACEPTO